viernes, 9 de septiembre de 2011

Retos Zona Zero: Puerto de Urdiceto - Puerto de Plan - Puerto de la Madera


Personalmente creo que esta es una de las rutas más impresionantes que un ciclista de montaña puede realizar montado en su bicicleta, aunque para ser precisos, debería constatar que será ella la que nos montará a nosotros frecuentemente pues completar esta excursión en BTT de Cicloalpinismo requiere largos porteos que no obstante no son demasiado complicados, nada que ver por ejemplo con subir al Comodoto cargando con la bici.

El día comenzaba tarde, tanto mi fiel compañero de viaje el jubilao como yo teníamos que servir desayunos en el hotel (cada uno en el suyo) y nos plantábamos a los pies de Urdiceto casi a las 10 de la mañana, algo tarde para empezar una ruta que se preveía larga, aunque no tanto como la de la semana pasada Urdiceto - Cruz de Guardia, un reto en BTT bastante diferente al que íbamos a afrontar pese a discurrir por la misma zona.


Seguir Leyendo...

La mañana es esplendida, algo menos de 20º y cielo totalmente despejado, la crema solar resulta imprescindible en estas circunstancias y la ascensión casi hasta el collado de Urdiceto se prevée larga, nos va a llevar casi 2 horas (1.070 metros de desnivel.) A mitad de la ascensión a mi acompañante le surge el espíritu Ultratrailero, el reto será realizar toda la ascensión sin poner pie a tierra, además propone llegar al Lago de Urdiceto lo que añadiría 130 metros más de ascensión; acepto la primera parte a regañadientes pero no la segunda, a sabiendas de lo que nos espera luego, no es cuestión malgastar energías, además ya conozco el lago de Urdiceto (pantano seria una acepción mas correcta) y pese a ser bonito la parte artificial le de forma ineludible algo de encanto, además en esta época debe estar bastante vacio, así que mientras él logra el reto de ascender 1.200 metros sin tocar suelo yo comienzo el primer pateo del día tomando un sendero GR en diagonal hacia el puerto de Urdiceto, 160 metros de desnivel donde, casi todo el tiempo, puede llevarse la bici sin demasiado problema simplemente empujando.

Desde el Puerto de Urdiceto a 2405 metros la vista es magnífica, sobre todo en un día tan claro, al fondo se divisa Monte Perdido con su glaciar y el Valle de Pineta que estarán presentes durante gran parte de la ruta en la lejanía, estamos en la frontera con Francia y decido almorzar en el lado español (hay que hacer país) la cámara de fotos comienza a funcionar, al norte un pequeño Ibón francés, al sur Punta Suelza y la subida a Urdiceto, al Oeste Monte Perdido y al Este los Culfredas, el lugar es espectacular, pero ni mucho menos el mejor de la ruta.




Una media hora después llega el machaca de mi amigo sufriendo por el porteo, la falta de costumbre le comienza a afectar psicológicamente, a partir de este momento cronometrara con precisión Suiza los minutos de arrastrar la BTT para ver si esto del Cicloalpinismo vale la pena, mas tarde comenzará a ver visiones.

Tras algunas fotos mas comenzamos un pequeño descenso para buscar el sendero que nos llevará a seguir la ruta, camino que posteriormente abandonaremos para subir al Puerto de Plan. Esta segunda parte del porteo se hace especialmente llevadera, serán unos 370 metros de desnivel que podrán hacerse, contra todo pronóstico, simplemente empujando la bici, solamente en la parte final antes del Collado hubiera sido mas fácil echarse la BTT al hombro, como no es mi especialidad acabo haciendo algunas zetas de mas; aun así llego unos 10 minutos antes que mi compañero de fatigas que además de portear más despacio ha elegido una subida final alternativa que se ha revelado incorrecta. Llegados a este punto parece que la altura ha comenzado a afectarle, tras preguntarme por enésima vez la hora no le vale con que sea menos cuarto, precisa saber el minuto exacto para valorar si ha valido la pena arrastrar la BTT 2 horas para llegar hasta aquí y luego bajar un sendero que probablemente no cicle (luego comprobará lo errado que andaba.) Personalmente no tengo ninguna duda, ha valido la pena y además queda lo mejor. En su zozobra a lo lejos divisa unos montañeros, delira, yo no veo absolutamente nada diferente de unas 100 ovejas o cabras en una loma que como bien apuntó BolTranger parecen disfrutar del corazón del Pirineo. Mucho rato después él descubrirá que sus 100 montañeros son ovejas y yo que sus ovejas eran los montañeros, no hemos visto a nadie desde hace 3 horas y si seguimos subiendo probablemente mi acompañante acabe por ver un elefante barritando y bailando por soleares en el glaciar del Posets Maladeta que se divisa al fondo. También D. Quijote confundió los molinos con gigantes, mirándolo de refilón tienen cierto parecido.




A partir de aquí la ruta es un deleite para los sentidos y para las piernas, pedalear sin esfuerzo por un altiplano de piedrecitas a 2.600 no tiene precio, la belleza es inenarrable, la cámara de fotos echa humo. Una ladera y algo de sendero más o menos ciclable nos llevan al puerto de la Madera, me hubiera dado igual ir con la BTT al hombro o gateando, el lugar es espectacular. Pasamos cerca de los gigantes, perdón de los montañeros, quiero decir de las cabras y ovejas que he comentado antes, algunas incluso están comiendo algún hierbajo muy cerca de nuestra ruta que por momentos discurre por el lado francés y al instante siguiente nos ubica en España, recibo algun mensaje de Telefónica informandome del cambio de tarifas por estar unos metros mas al Norte.

El siguiente alto en el camino es el puerto de la Madera, y el pico que está 30 metros más arriba al que subimos casi totalmente pedaleando, estamos a los pies de los Culfredas, supongo que añadiendo unas 2 o 3 horas mas podríamos coronar a pie sus 3 picos de más de 3.000 metros; al sur el Valle del Cinqueta, nuestro siguiente objetivo, al fondo algunos de los tres miles del parque natural Posets Maladeta. Contrariamente a lo que esperaba mi compañero de viaje el descenso es sencillo, un caminito entre prados donde solo hay que desmontar para cruzar alguna barranquera aislada, brutal y mucho más sencillo de lo esperado. Cada cierto tiempo voy esperando para que me alcance mi compañero de fatigas, disfrutando de cada curva hasta llegar a un corto paso dificultoso. Contrariamente a la realidad veo muy sencillo el bajar la bici por ahí, casi me la pongo de sombrero, ayudándonos pasamos la bici sin demasiado contratiempo y comenzamos a entrar en un bosque donde sobre todo las raíces complicarán algo mas el sendero.



Nada mas divisar el bosque sufro el primer susto, un golpe con una piedra oculta por la tasca hace salir volando mi calapie, pequeña parada para ponerlo; poco después meto la rueda trasera en un agujero aunque logro salir sin siquiera poner pie a tierra, otro cantar seria haber clavado la rueda delantera. Por último en una zona de raíces se me deslizan las dos ruedas lateralmente, pequeña caída sin más importancia que no es óbice para seguir disfrutando como un enano del sendero. Algo después el camino comenzará a ser mas farragoso, cortos tramos a pie que rompen el ritmo y algunos tramos de subida con pequeños pasos también andando, estamos a orillas del Cinqueta y nos acercamos al refugio de Tabernes. En la pradera al lado del refugio diviso unas hermosas marmotas, como suele ser habitual comienzan a silbar para alertar a sus congéneres, no obstante una de ellas se queda a la expectativa y me voy acercando sin hacer ruido tratando de fotografiarla uno de mis anhelos en cada ruta en btt que bordea los 2.000 metros. Lamentablemente el melón de mi amigo no comprende la situación, comienza a berrear en la distancia y ha tenido la brillante idea de perseguir a la marmota con la bici, como no podía ser de otra forma mi sesión fotográfica queda cancelada y la marmota de marras se ha escondido en la madriguera que tenia a medio metro.

La ruta esta prácticamente terminada, pues hemos elegido una variante con combinación de coches que hace que nuestro destino sea Salinas, el Mesón de Salinas más concretamente donde nos espera un buen plato de queso curado y jamón serrano; antes tomamos un aperitivo en la fuente que hay poco después de la Virgen Blanca, a partir de aquí nos quedan más de 20 kilómetros hasta el final del día por pista y carretera, casi todos en bajada. Aquí el amigo propone tomarnos con tranquilidad la bajada, puntualización importante pues las últimas subidas las haremos picados y con el plato grande para gastar las ultimas energías. Añadir aquí que se deben pasar 4 túneles y en al menos uno de ellos es muy necesario llevar algún tipo de iluminación pues de lo contrario llegas a un punto en que la oscuridad es total; afortunadamente íbamos provistos de frontales.



Una de las mejores rutas en BTT que nunca he realizado, 1.700 - 1.800 metros de ascensión acumulada de ellos casi 500 de portear o arrastrar (a gusto del consumidor) la BTT, vistas inmejorables, un sendero en descenso fabuloso y el deleite de ciclar sin esfuerzo a 2.600 metros contemplando gran parte del Pirineo Aragonés. Si además tenéis como yo la suerte de realizar la ruta en un día totalmente despejado y con una visibilidad altísima, la sensación de plenitud al final del día será inenarrable; eso sí, mucho ojo, con las alucinaciones producto del esfuerzo.

Track de la ruta: Desvio Urdiceto - puerto Urdiceto - puerto de Plan - puerto de la Madera - campamento virgen blanca - Mesón de Salinas

2 comentarios:

  1. "el jubilao"11 de septiembre de 2011, 10:43

    Buena cronica, aunque discrepo de algunos comentarios que solo buscan "carnaza" gratuitamente.

    ResponderEliminar
  2. Lo de los montañeros fue buenisimo, me ha faltao una foto de las 100 cabras, ya me la pasaras

    ResponderEliminar